Las neuronas se sincronizan con la actividad neuronal para conciliar su función reparadora

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, que resulta en un promedio de 24 años. Sin embargo, poco se sabe sobre los misterios de este estado de actividad cerebral baja o casi nula. Numerosos estudios han demostrado, por ejemplo, que el sueño sirve para reordenar las experiencias vividas en el día y conciliar la memoria.
El dormir es una función reparadora necesaria en nuestra vida, y ahora se ha demostrado que las neuronas se sincronizan para ?apagarse?, para después ?despertarse? juntas.
La investigación, realizada por el Centro de Integración Genómica y el Fondo para la Tecnología Genómica de la Universidad de Lausann en Suiza, midió las ondas de sueño en las neuronas con un electroencefalograma y reconocieron tanto la fase del sueño REM, como el sueño de ondas lentas, para sincronizarse con la actividad reconocida.
Al tener todas las neuronas juntas en un recipiente, éstas sincronizaron su actividad, y ?durmieron? todas juntas y sincronizadas. Tienen un ritmo de sueño mucho más lento, pero con un patrón parecido a la actividad cerebral de dormir.
Esta sincronización se identificó al medir los tres tipos de ondas de actividad cerebral con el EEG: alfa, beta y gamma, donde la primera es el estado del sueño, mientras que la gamma es el estado de mayor lucidez y concentración, caracterizada en labores y trabajos.
Así, podemos saber que la conciencia se rige con la sincronización de estas tres ondas: cuando pensamos en una fruta, se disparan al mismo tiempo la áreas del cerebro responsables de su olor, forma, nombre, y nuestras experiencias y recuerdos referentes a esa fruta.
Esto nos ayuda a comprender las áreas interconectadas del cerebro y el cómo funcionan con esos vínculos.


Más...

*Feedback extraído gracias al motor rss